SERPAJ Chile realiza campaña nacional contra la explotación sexual comercial infantil

 3. 719 niños, niñas y jóvenes han sido víctimas de explotación sexual comercial en Chile según cifras del SENAME

 Sólo el 2014 se atendieron 1.290 niños, niñas y jóvenes/as (NNJ) en Chile víctimas de ESCNNA, el 85.6 % son niñas desde los 6 años de edad.

Campaña ESCNNA3El Servicio Paz y Justicia (Serpaj Chile) se suma este 18 de mayo a la campaña contra la Explotación Sexual Comercial de niños, niñas y adolescentes (ESCNNA) con el propósito de visibilizar la temática en la sociedad civil y fomentar las denuncias de estos casos que afectan a miles de NNJ en el país, constituyéndose como una forma de coerción y violencia contra la niñez, equivalente al trabajo forzado y a la esclavitud.

En Chile la explotación sexual comercial no existe como una “sanción penal”, vale decir, sólo están tipificados como delitos sexuales  la pornografía infantil, abuso sexual, violación y el estupro, lo que dificulta los procesos de investigación pericial para los/as NNJ que muchas veces desisten de sus casos porque no ven los resultados. Por lo mismo, SERPAJ reconoce que existe una deuda por parte del Estado chileno en torno a los temas de infancia que se evidencia por la falta de una política pública, como la ley integral de la infancia, la falta de indicadores actualizados y los pocos espacios de participación que se generan para abordar el tema.

En la actualidad, nuestra corporación ejecuta 90 programas, de distintas líneas, en las 12 regiones del país,  atendiendo a más de 4 mil niños y niñas que sufren distintos tipos de vulneraciones a sus derechos, siendo la ESCNNA una de las más grave. Estos proyectos son acompañados por la Unidad de Infancia y Derechos (UID), la cual les entrega orientación y lineamiento técnico para la intervención con NNJ, sus Familias y Comunidades para la superación de dichas vulneraciones.

“El SERPAJ tiene una misión importante desde su enfoque de la no violencia: visibilizar esta vulneración tan grave que afecta a los niños y niñas en los distintos territorios. No se trata  sólo de abordar el caso  particular y los procesos reparatorios que requieren esos niños, sino también poder transformar las comunidades donde se internan nuestros equipos, en relación a visibilizar la temática y provocar cambios en las personas que son importantes para los niños: las familias, las redes y los sistemas judiciales”, explicó Verónica Castro, Coordinadora Nacional de la UID.

Actualmente Serpaj trabaja en colaboración con el estado para propender a la interrupción de la vulneración de derechos asociados a la explotación sexual comercial. “Hay una dificultad en la detección de los casos de explotación, no hay a nivel nacional mucho conocimiento, por eso también las organizaciones trabajan de forma prioritariaa sensibilización y educación hacia la comunidad. Incluso hacia los mismo tribunales que, como no son especializados, no tienen la mirada sobre el fenómeno” expresó Verónica Castro.

Por su parte, Cassandra Rivas, Asesora Técnica de la UID, particularmente de los proyectos de protección especializada, señaló que una de las dificultades para enfrentar estos casos es que no existe la tipificación de la explotación sexual comercial infantil como delito en nuestro código procesal penal: “entonces para probar un delito de explotación, que no está tipificado como tal, tienes que ver si hay violación, si hay estupro, y ahí tú vas armando un caso. Y eso es un nudo crítico muy relevante, porque uno de los objetivos principales de los proyectos de protección en términos generales es la interrupción de la vulneración del derecho del niño”.

Otro de los nudos críticos a los que apuntaron las especialistas es la necesidad de generar un cambio en el lenguaje que utilizan los medios de comunicación para identificar el fenómeno: “nosotros debemos resguardar  en términos de protección y desde el lenguaje a los niños y niñas en esta situación partiendo desde el hecho de que sí son víctimas. Para esto debemos eliminar el concepto de prostitución infantil, porque lo que verdaderamente existe es una explotación sexual comercial en donde hay una relación de poder de un adulto hacia un niño/a al que somete a una relación de vulneración”.

Equipo del PEE Víctor Jara

Manifestaciones locales de la Explotación

Además, para Serpaj ha sido importante reconocer las manifestaciones locales  de la ESCNNA en los distintos territorios donde ejecuta los proyectos, las variables que tienen que ver con género, las dinámicas de las culturas juveniles, la pertinencia cultural y territorial, ya que, el fenómeno de la ESCNNA no se presenta de la misma forma en Arica que en Aysén, por ejemplo.

Algunas de manifestaciones de la ESCNNA suelen ser más invisibles, como es caso del padrinaje, que se da con mayor frecuencia en zonas rurales. Casandra Rivas explicó que esta manifestación consiste en “un adulto que ofrece a la familia de ese niño/a resguardar sus necesidades a cambio de un intercambio sexual, visualizado bajo la idea de una “relación sentimental o de pareja” colocando al niño o a la niña en una relación de víctima, donde no sólo es él o ella  sufren el abuso, sino que también responden a una lealtad con  su familia que también está siendo alimentada, porque a veces el padrinaje no se presenta sólo por el pago de la manutención de NNJ, sino de todo el grupo familiar”.

Por otro lado, han emergido nuevas formas de ESCNNA,  como es el caso del grooming, el cual se da a través del uso de nuevas tecnologías (internet, chats, redes sociales, etc.), amplificando los riesgos de vulneración: “ahora con las redes sociales, niños y niñas que estén en una situación de pasar más tiempo en sus casas, donde sus papás trabajan todo el día, donde no se monitorea todo el tiempo que están haciendo frente al computador, también están expuestos a este tipo de abusos y a otro tipo de intercambio como la pornografía”, explicó Cassandra Rivas.

En este tipo de intervención es fundamental desarrollar los procesos reparatorios “proveerles espacios de vinculación afectiva que también les permita a los niños y niñas  resignificar su propia historia, su autoconcepto como persona, y experimentar con nuestros equipos lo que es ser persona, y no un objeto, sino un sujeto de derechos”, señaló Verónica Castro.

El objetivo principal en términos de resignificación es que los niños y niñas logren reconocerse como víctimas; para esto es fundamental la interrupción de la ESCNNA, el trabajo individual con los7as NNJ, sus familias y la conexión con las redes, como las escuelas y el sistema judicial, a fin de posibilitar su re-integración al tejido social, siendo uno de los principales la reinserción al sistema educativo.

Conozca los detalles de las realidades locales sobre la ESCNNA:

Arica:

Serpaj Arica: “Estamos comprometidos con prevenir y denunciar la explotación sexual comercial infantil”

Valparaíso:

PEE Víctor Jara de Valparaíso realiza la primera Mesa contra la Explotación Sexual Comercial Infantil

Los Andes:

PEE AMARU: trabajando con el desafío de informar y concientizar a la comunidad sobre la Explotación Sexual Comercial Infantil 

Los Lagos, PEE Llapemn

Reportaje en El Llanquihue  (pags. 10 y 11)